CORONA

La corona es una prótesis fija que tiene como objetivo reponer o remplazar un diente. Esto se realiza cuando un diente natural está destruido ya sea por una caries o por un traumatismo (golpe). También se realiza cuando uno quiere arregla la forma y/o posición en que se encuentra el diente.

A veces es necesario realizar antes de la corona un tratamiento de conducto. Esto debido a 2 posibilidades:

– Cuando la corona necesita anclarse se debe instalar dentro del conducto dentario (que a su vez está dentro de la raíz) una espiga o perno. Para poder colocar esta espiga necesariamente el diente debe estar tratado.

– Cuando el diente está muy destruido, ya sea por caries o por traumatismo, se debe eliminar el nervio del conducto mediante un tratamiento.

Pero a veces también se puede realizar la corona sin necesidad de un tratamiento de conducto. Esto se hace cuando la cantidad remanente de tejido dentario es suficiente y cuando no está comprometido o con peligro el nervio del diente. Pero esto no quita que luego de un tiempo se necesite realizar un tratamiento de conducto con la corona instalada.

La corona que realizamos nosotros puede ser de porcelana sobre un casquete de metal o en situaciones en que se requiere más estética sobre un casquete de disilicato de Litio (Emax) que es blanco